Imprimir esta página
Jueves, 27 Agosto 2020 08:00

Llagas bucales: características, causas y prevención

Escrito por Clínica Dental
Valora este artículo
(0 votos)

Las llagas bucales, aftas o ulceraciones son pequeñas afecciones que se crean en la mucosa de la cavidad oral, como en la lengua, las mejillas, las encías o en el paladar, y que nos afectan a la hora de comer, de hablar y en la vida diaria.

Características de las llagas bucales

Su forma es redondeada u ovalada y son de color blanco o amarillento. Aunque el tamaño de estas pequeñas heridas oscila entre los 3 y los 8 milímetros, hay casos de llagas de mayor tamaño. Estas ulceraciones suelen salir de forma individual pero también pueden darse situaciones con varias aftas a la vez en grupo, lo que las hace muy dolorosas.

Aunque el 80% de las llagas son menores y se curan solas después de 7 días, hay otras afecciones que pueden ser mayores y durar semanas.

Las aftas pueden aparecer en edades infantiles y convertirse en recurrentes con el paso de los años pero suelen hacerse más frecuentes con la adolescencia y la edad adulta.

Cuáles son las causas que generan las llagas en la boca

Las causas concretas de la aparición de aftas suelen ser desconocidas pero hay factores y situaciones que pueden provocarlas, como por ejemplo:

  • Infecciones virales
  • Falta de vitaminas y minerales
  • Estrés
  • Predisposición genética
  • Uso de ortodoncia
  • Traumatismos o mordeduras internas
  • Cambio de cepillo de dientes o agresividad en el cepillado
  • Quemaduras con alimentos o líquidos muy calientes
  • Hipersensibilidad a ciertos alimentos como frutos secos, cítricos o chocolate
  • Cambios hormonales en el ciclo menstrual
  • Fármacos

Prevención y tratamiento de aftas

Aunque ya hemos comentado que las llagas de la boca suelen curarse por sí solas, a continuación te damos unas recomendaciones para evitar su aparición así como para fomentar su cura y aliviar el dolor.

Para prevenir las aftas bucales aconsejamos evitar alimentos ácidos, picantes o muy calientes. De la misma manera, hay que mantener una dieta equilibrada y nutritiva, que refuerce los niveles de hierro, ácido fólico, vitamina B y zinc.

También será imprescindible una completa y frecuente higiene bucodental, con el uso de cepillos suaves.

Si se da el caso de tener aftas comunes, sugerimos evitar alimentos ácidos y condimentos que puedan reavivar estas heridas bucales. Bajo prescripción del odontólogo o del médico de cabecera, se pueden utilizar también anestésicos locales o antiinflamatorios que ayuden a aliviar el dolor.

Sin embargo, si dichas ulceraciones tardan varias semanas en curarse y aparecen con frecuencia, será importante visitar al médico para analizar posibles causas y realizar un tratamiento adecuado.

Si tienes un problema relacionado o necesitas una revisión, puedes contactar con nuestra clínica dental de Vall d'Uixó y te daremos cita para una visita con nosotros.

Visto 116 veces Modificado por última vez en Jueves, 27 Agosto 2020 09:37

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información